Diplomado en Música Litúrgica - Música Litúrgica

Vaya al Contenido

Clase 5 La Eucaristía

Elige dos preguntas y comparte tus respuestas:

¿Qué es la Liturgia?
¿Qué hace Cristo en la Liturgia?
¿Qué y quién se hace presente en la Liturgia?
¿Por qué decimos que la Liturgia es el ejercicio del Sacerdocio de Cristo?
¿Cuál es la importancia de los signos y símbolos en la Liturgia?
¿Cuáles son las fuentes de inspiración de la música litúrgica?
¿Cuál es el proceso que se da en la Liturgia?
¿Qué es la Eucaristía?
¿Cuáles son las dos principales partes de la Eucaristía?
¿Cuándo en la celebración se leen las lecturas quién es el que habla?
¿Qué sucede con el pan y el vino en la Eucaristía?
¿Para qué instituyó Cristo la Eucaristía?
¿Cuál es el acto más importante de la Iglesia?
¿Cuál es la importancia del canto en la Eucaristía?
¿Cuáles son los dos principios de la Música Litúrgica?

Clase 4 Principios de la Música Litúrgica

Comparte tu respuesta de una o dos de las siguientes preguntas:

¿Cuáles son los principios de la música Litúrgica?
¿Cuáles son los fines de la música litúrgica?
¿Qué importancia tiene el texto?
¿Cuál es la importancia de la voz?
¿Cómo pueden ser usados los instrumentos?
¿Cuáles son las fuentes de inspiración de la música litúrgica?
¿Cuál es la importancia de la participación de los fieles en la liturgia?
¿Cuál es la norma para que un canto sea litúrgico?
¿Cuál es el modelo de la música litúrgica?
¿Se puede utilizar la música de otra Iglesia, no católica, protestante, secta, otra religión en la liturgia?
Comenta lo que opinas sobre el uso de la música protestante o de otra Iglesia en la liturgia, sé totalmente sincero, nos ayudará mucho tu opinión.

Clase 2 La Música en la Eucaristía

El Canto en una acción litúrgica.

Podemos decir que el canto constituye la mejor forma de participación en la liturgia, después de la comunión sacramental.

Los principios que ha de observar la música en la liturgia son:

Edificar a los fieles (S.C. 112; M.S. 4,63).

Facilitar la participación y enriquecer la celebración (M.S. 67)

La música, tanto antigua, moderna como contemporánea que observe estos principios tiene carta de ciudadanía en el culto y puede ser empleada en la celebración.

El canto no es de ningún modo estorbo en la liturgia, pues es parte de su naturaleza. El problema no es cantar demasiado, sino hacerlo fuera de propósito, pues el canto no es para: entretener, hacer más amena la celebración, distraer, hacer un receso entre tantas palabras o despertar a los que se quedan dormidos, sino que es modo privilegiado de alabar a Dios, como dice San Agustín “el que Bien Canta Ora dos veces” y San Pablo invita a los que se reúnen en espera del señor a cantar Juntos, salmos, himnos y cánticos espirituales (Cfr. Col 3, 16), pues el canto es una señal de gozo y alegría del corazón (Cfr. Hch 2, 46).
Arquidiócesis de Tlalnepantla
Regreso al contenido